Inicio » Oración a la Virgen de Fátima

Oración a la Virgen de Fátima

Descubre el origen y cómo realizar la oración a la virgen de Fátima, una plegaria que muchos creyentes realizan con fe para pedir a nuestra señora aquello que más desean, desde anhelos hasta salud.

Oración a la Virgen de Fátima

Aunque existen diversas oraciones que los creyentes elevan a la virgen, algunas de las más comunes son las que te mostraremos aquí.

Esta oración es la más popular de todas y se emplea para alabar a la Virgen de Fátima en cualquier ocasión:

Oh Virgen Santísima, tú que has aparecido en repetidas veces a los niños pastores; yo también quisiera verte, oír tu voz y decirte: Madre mía, llévame al Cielo. Confiando en tu amor, te ruego que me acerques a tu Hijo Jesús una fe viva, que me concedas inteligencia para conocerlo y amarlo, paciencia y gracia para servirle a Él y a mis hermanos, para poder unirnos contigo un día allí en el Cielo.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Madre mía también te pido por mis padres, para que vivan unidos en el amor; por mis hermanos, familiares y amigos, para que viviendo unidos en familia un día podamos gozar contigo en la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Te pido de un modo especial por la conversión de los pecadores y la paz del mundo; por los niños, para que nunca les falte ayuda divina y todo lo necesario para sus cuerpos, y que un día logren conseguir la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Oh Madre mía, sé que escucharás, y me conseguirás estas y cuantas gracias te pida, pues las pido en nombre del amor que profesas a tu Hijo Jesús. Amén.

¡Madre mía, aquí tienes a tu hijo, sé tú mi Madre!

¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

Con esta oración se le pide a la Virgen de Fátima su intervención divina ante el Señor Jesús en cualquier ocasión.

Nuestra Señora de Fátima

Oración a la Virgen de Fátima

La virgen de Fátima, como se le conoce coloquialmente, es en realidad Nuestra Señora del Rosario de Fátima, una advocación de la Virgen María, considerando que este término se emplea en el catolicismo para nombrar a las apariciones de esta venerable patrona.

La Virgen de Fátima fue vista en el lugar por 3 pequeños niños pastores de nombre Lucía, Jacinta y Francisco, en más de una oportunidad entre el 13 de mayo y el 13 de octubre del año 1917.

Esta aparición es una de las más conocidas alrededor del mundo, en parte porque los pequeños aseguraron que la Virgen les dio mensajes proféticos y escatológicos, de suma importancia para la humanidad.

Entre las profecías que los expertos han interpretado se encuentra la Segunda Guerra Mundial, la transformación de la Rusia Soviética y el intento de asesinato del antiguo Papa Juan Pablo II.

Nuestra Señora del Rosario de Fátima cuenta con su propio santuario en la ciudad que lleva su mismo nombre y es allí donde millones de feligreses se congregan cada año para orar a la Virgen.

Por cierto, sabes ¿Cuál es la diferencia entre rezar y orar?

Oración a la virgen de Fátima para causas urgentes

Esta oración se emplea para pedir a la madre de Dios que interceda por nosotros ante El Señor, para solicitar auxilio en momentos de desesperación y angustia, en donde todo parece perdido.

Se utiliza para pedir cosas concretas porque es bastante corta, fácil de memorizar y sencilla.

Amadísima Señora de Fátima, dulcísima Virgen María y venerada por todos en el mundo.

Tú que nos has dejado un hermoso mensaje lleno de paz y salvación

Tú que nos pediste fidelidad sincera hacia los mandatos de la divinidad de las alturas

Te pedimos que nos ayudes a ser mejores cada día y conocer el amor infinito de tu hijo Jesucristo.

Oración a la Virgen de Fátima del Papa Francisco

El Papa Francisco es un reconocido devoto de la Virgen de Fátima, por lo que él mismo escribió una oración especial para ella, en la que le rinde merecidos honores y le hace saber su devoción infinita.

Se utiliza para buscar consuelo en la madre de Dios y pedirle misericordia e intercepción ante Cristo.

Bienaventurada María, Virgen de Fátima,
con renovada gratitud por tu presencia maternal
unimos nuestra voz a la de todas las generaciones
que te llaman del mismo modo.

Celebramos en ti las grandes obras de Dios,
que nunca se desiste ni se cansa de arrodillarse
con misericordia hacia la humanidad,
abatida por el mal y herida por el pecado,
para sanarla y salvarla.


Cuida de nuestra vida entre tus brazos;
reaviva y alimenta nuestra fe;
mantén e ilumina la esperanza;
propicia y anima la caridad;
guíanos a todos nosotros por el camino de la santidad.

Muéstranos tu amor y predilección
por los pequeños y los pobres,
por los excluidos y los que sufren,
por los pecadores y los perdidos de corazón:
une a todos bajo tu protección
y entrégalos a tu Hijo,
el Señor nuestro Jesús, Amén.

Oración de la confianza a la Virgen de Fátima

Oración a la Virgen de Fátima

Esta oración fue creada por el Padre Pío, quien era devoto abnegado de la Virgen de Fátima, incluso aseguraba que su salud había sido restaurada por ella.

Bendita Virgen de Fátima, agradecemos tu presencia como madre y unimos nuestras voces con la de todos los que te llaman bendita. Proclamamos tus obras en nombre de Dios, que jamás deja de ver con misericordia al hombre para sanarlo y salvarlo.

Oh María, Virgen Inmaculada, te encomendamos nuestras almas y corazones, familias y pueblo peregrino. Te consagramos en nuestra vida, Madre de la misericordia divina, te pedimos que nos ayudes a alcanzar las gracias de nuestro señor Jesucristo.

Santísima Virgen de Fátima, con tu amor de madre recibe este acto de confianza que realizamos en tu honor.

Confiamos en que ante tus ojos todos somos preciados y aquello que hay en nuestros corazones es conocido por ti. Te rogamos que nos cuides con tu dulce mirada y nos regales el consuelo de tu sonrisa.

Madre de la Iglesia, ilumina a tus hijos y guíalos en el camino de la fe, la esperanza y la caridad.

No nos desampares ante la amenaza de la maldad que se apodera de los corazones de los hombres. Oh Santa Madre llena eres de gracia, enséñanos a amar al pobre, ayudar al que sufre, perdonar al que peca y guiar al que va por mal camino. Protégenos a todos con tu manto divino e intercede por nosotros ante tu amado hijo, nuestro Señor Jesús.

Recibe este clamor oh Madre de Cristo, de la humanidad que sufre y revélanos todo el poder infinito del amor y la misericordia de Dios, que se ha demostrado en la historia de la humanidad.

Que en tu corazón inmaculado la luz de la fe y la esperanza nos irradie a todos. Amén.

Oración para agradecer favores concedidos por la Virgen de Fátima

Esta oración se emplea para agradecer a la Virgen de Fátima y para pedirle que interceda en el futuro nuevamente por nosotros, brindándonos protección y resguardo.

¡Oh Virgen Santísima! Tú que te mostraste tantas veces a los niños y que guiaste al pueblo de creyentes bajo los preceptos de nuestro Señor.

Tú, madre de Cristo y de la misericordia que con amor alimenta las almas de sus feligreses que creen en Dios.

¡Oh madre mía! En tus sagradas manos pongo mi destino y te agradezco infinitamente por acompañarme cuando más lo necesitaba, por resguardarme siempre y por darme esperanza.

Te pido una vez más que no me desampares y que como siempre me protejas. Amén.

Oración a la Virgen de Fátima para niños

Esta oración es ideal para los niños, ya que se trata de una petición de los más pequeños para la Virgen de Fátima, solicitando su protección y amor.

¡Santa Madre de Dios y Madre nuestra!

Oh dulce Virgen de Fátima que iluminaste a los niños como yo

Y que guiaste a tu pueblo hacia la fe en Cristo, la fe verdadera.

Tú que proteges a los más pequeños y colmas de amor, ternura y esperanza los corazones de los inocentes.

Hoy te imploro que no me dejes, que no me abandones a pesar de las circunstancias y que me protejas como siempre en todo momento, ayudándome a no desviarme del camino del Señor.

Oración a la Virgen de Fátima para la salud

Esta oración se emplea para pedir por la salud de los enfermos a la madre de Dios y, aunque es corta, realmente es poderosa.

Amada Virgen de Fátima, tú que profesas amor y benevolencia de madre, que siempre estás a nuestra derecha acompañándonos como lo hiciste con tu hijo Jesús y con todo aquel que deposita su confianza y fe en ti.

Hoy, me postro ante ti, fiel y sincero para suplicarte que me auxilies en este momento de desesperación y necesidad, en el que mi estado de salud nubla mi pensamiento y mi corazón se encuentra abatido.

Te pido madre mía que intercedas por mi recuperación y te estaré infinitamente agradecido. Amén.

Ahora que conoces las oraciones a la Virgen de Fátima, quizás sea un buen momento para que aprendas cómo rezar el rosario paso a paso.

Deja un comentario