Inicio » ¿Qué dice la Biblia de los Tatuajes? Descúbrelo Aquí

¿Qué dice la Biblia de los Tatuajes? Descúbrelo Aquí

Si bien en las sagradas escrituras se contempla en Levítico 19, 28 la siguiente cita textual: “No haréis ningún rasguño en vuestro cuerpo por un muerto, ni en tu cuerpo imprimas ninguna marca” que da lugar a la interpretación sobre lo que dice la Biblia de los tatuajes, se trata de un tema que abordaremos con detalle en este post, así que no te lo pierdas.

¿Qué es un tatuaje?

Qué dice la Biblia de Los Tatuajes

Un tatuaje representa un diseño o marca permanente que se realiza en la capa superior de la piel, mediante pigmentos tanto en blanco y negro, como a color.

Para ello el tatuador utiliza una máquina provista de una aguja similar a la de coser, con la que perfora progresivamente esta fina capa para ingresar tinta en ella, hasta dar forma a la silueta que desea imprimir.

Hoy en día es una práctica que se ha popularizado entre aquellas personas que desean dejar un rastro significativo en su cuerpo que les identifique, sirva para recordar una etapa de su vida o como homenaje para alguna persona que ya no está a su lado.

Hay quienes lo emplean como tendencia de moda, un símbolo iconográfico de conceptos de tipo universal sobre el amor, la justicia, la libertad, la esperanza y muchos otros.

En el antiguo Egipto, para citar un ejemplo, los tatuajes eran realizados con agujas de oro y solo estaban permitidos en las sacerdotisas.

El origen sagrado de los tatuajes

Cuál es el origen de los tatuajes

Los tatuajes pertenecen a una costumbre milenaria, a pesar de que muchos piensen que se trata de una tendencia del ser humano moderno.

En la antigüedad eran empleados por diferentes culturas y realizados siguiendo diversos procedimientos. Un ejemplo antropológico de esto fue comprobado cuando en la actual frontera entre Austria e Italia se encontraron los restos de un cazador neolítico congelado.

Cuando su cuerpo fue examinado se supo que este ejemplar llamado Ötzi, con más de 5.300 años de antigüedad, presentaba muestras de varios tatuajes tanto en su espalda como rodillas.

Por otra parte, en Siberia fue encontrado otro hombre cuyos restos eran de hace unos 2.500 años y portaba un tatuaje en su hombro.

En el continente africano

A lo largo de los años se han realizado estudios sobre la presencia de los tatuajes en la antigüedad, estableciéndose que en Egipto estaban presentes desde la XI dinastía, durante una época ubicada aproximadamente entre el 2.160 y 994 a.C. con Amunet como una de sus más famosas momias tatuadas, la que por otro lado tenía funciones de sacerdotisa.

Si bien ellos empleaban agujas de oro y pigmentos de henna (tintura natural de color rojizo), también se cree que les servían para prevenir los peligros y las enfermedades, pues funcionaban como amuletos mágicos que les protegían contra sus enemigos.

En el continente asiático

Los tatuajes se diseminaron por las rutas comerciales a partir del 1000 a.C. siendo empleados rápidamente en India, Japón y China. Aunque cabe destacar que dentro del imperio Japonés fueron usados con la finalidad de marcar a criminales que debían mantenerse alejados de sus familias.

Asimismo, fueron símbolos de la mafia japonesa identificada como Yakuza para marcar a sus miembros mediante un diseño que representaba su valentía y lealtad. No obstante, el emperador lo prohibió para evitar dar una impresión de salvajismo ante el mundo del occidente en 1842.

En el continente americano

En el caso de Norteamérica los tatuajes son vistos como una marca o rito simbólico, gracias al cual se superan los obstáculos que se presentan en la vida hasta la llegada de la muerte; pues eran asociados con algo religioso y mágico.

Algunos críticos indican que también se empleaban como castigo para quienes cometían un sacrilegio.

En general, se cree que la actitud negativa hacia lo que representa el uso de tatuajes nació durante el gobierno del emperador Constantino I, quien emitió un decreto prohibiendo su uso ya que estaba relegado solo para esclavos y criminales.

Es evidente que ha sido una práctica controversial durante años, aunque muy artística en algunos países, como es el caso de los propios de la Polinesia que se caracterizan por emplear diseños geométricos embellecidos y renovados a lo largo de la vida de cada persona hasta cubrir todo su cuerpo.

De hecho, cuantos más tatuajes mostrara una persona, mayor era su jerarquía y el respeto recibido por quienes le rodeaban, incluso servían en la batalla para asustar a sus enemigos.

 ¿Qué dice la Biblia de los tatuajes?

En la Biblia en el capítulo 19 de Levítico, Dios hace un llamado al pueblo de Israel para que lleve una vida de santidad, les recuerda que deben obedecer ciertas leyes dejadas por Él y cumplir su voluntad.

Posteriormente, les habla acerca de las prácticas de los pueblos paganos en el versículo 28 y dentro de estos rituales hace mención a los cortes y heridas proferidas sobre el cuerpo como símbolo de duelo.

De hecho, se sabe que era una de las maneras de rendir tributo a los muertos o una forma para distinguir a quién le pertenecía un esclavo; para cual se les hacia una herida con un objeto afilado que posteriormente rellenaban con tinta.

Este versículo ha sido interpretado en la actualidad por los cristianos, considerando que si se trata de honrar a un difunto no ven ningún inconveniente en su realización, pues constituye un recordatorio, homenaje o símbolo para destacar un importante aspecto de su vida.

¿Jesús tenía un tatuaje?

Según un texto del libro del Apocalipsis, en el capítulo 19 y versículo 16; es posible que Jesús llevara un tatuaje en su muslo. Lo que se indica mediante la siguiente frase:

“Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES”

En este sentido se habla del caballero del Apocalipsis representado por Cristo y que es mencionado en la traducción original de la Biblia de Jerusalén, que de ser cierto le inspira un gran alivio a todos aquellos que desean usar tatuajes en su piel.

No obstante, teólogos evangélicos que han dedicado su vida a los estudios bíblicos de la talla de Armando Taranto Neto y Carlos Augusto Vailatti han tratado de explicar que posiblemente se haya cometido algún error durante la traducción y lo que se deseaba indicar era: “En el manto, es decir, sobre su nalga, tiene escrito el nombre…” Por lo que dicho tatuaje sería parte del manto de Jesús y no de su cuerpo.

Por otro lado, la interpretación que en este caso se da al mandato de Levítico sobre “no hacer ningún rasguño en vuestro cuerpo” ha sido interpretado como una prohibición de los tatuajes en todos los seguidores de Dios, pero en realidad se trata de indicar que el pueblo de Israel es el primero en seguir la religión monoteísta; admitiendo que los mismos son una práctica pagana de los filisteos.

Sin duda les invita a evitar esta práctica y no debe ser imitada por los fieles creyentes de las enseñanzas del Señor.

Los pastores de las doctrinas evangélicas consideran que debe existir un punto intermedio donde se permita obedecer el mandato divino y a las vez satisfacer las aspiraciones de muchos de sus fieles, siempre y cuando los tatuajes que se realicen no representen motivos eróticos o mundanos, sino temas cristianos.

¿Qué representan hoy en día los tatuajes?

Hombre siendo tatuado

Los tatuajes tienen un origen sagrado a pesar de que se fueron modificando al ser adoptados por diferentes culturas y a lo largo de las épocas que ha vivido el mundo a través de su historia.

En algún tiempo eran empleados para marcar a los esclavos o por el nazismo para identificar a sus presos en los campos de concentración; pero hoy en día representan una forma de comunicarse, superar miedos o inspirar el recuerdo de un momento perdido.

Son empleados como una marca o patente que representa lazos de afecto o consanguinidad con otra persona, incluso hacia Dios, pues en muchas ocasiones se usan para indicar una ferviente devoción religiosa.

Algunas personas los emplean como homenajes o símbolos de protección contra la adversidad. Lo cierto es que quien se los coloca lo hace por voluntad propia, ya que busca algo que le diferencie o identifique con un determinado grupo.

Dentro de la religión judía los tatuajes están prohibidos, consideran que sus fieles tienen que evitar marcar su cuerpo, cuyo cuidado está a cargo de un ser superior y deben preservarlo completamente intacto para él.

Por otro lado, debes saber que el Papa Francisco le dio su bendición a los tatuajes del cuerpo mediante las siguientes palabras:

“No se espanten con los tatuajes. Nunca. Es más bien una señal de pertenencia”, explicó. “También en la Iglesia debemos aprender nuevas modalidades de presencia y cercanía”.

Con lo anterior indicaba que es necesario adaptarse a muchos temas que son tabú en la iglesia; pero sin duda no pueden ser separados de la vida cotidiana de muchas familias.

Lo cierto es que hoy en día los católicos y evangélicos comienzan a ser menos exigentes en lo referente a la prohibición de los tatuajes; pero se niegan a considerar o hablar sobre la posibilidad de que Jesús tuviera un tatuaje, contemplado en el texto del Apocalipsis. Aunque se tratara de una marca que le mostraba como el auténtico “Rey de Reyes y Señor de los Señores”, algo que solo Jesucristo de Nazaret sabe.

Deja un comentario